Quesos

Características.

¿Cómo distinguir un buen queso? El primer paso es conocer las clasificaciones básicas:

Hay quesos blandos, duros, semi-duros, maduros y frescos. También hay quesos grasos, semigrasos o con huecos (llamados también “ojos”).


Si conocemos las características básicas del queso de nuestra preferencia, podremos determinar más fácilmente su calidad. Por ejemplo, un queso manchego debe tener un olor medianamente penetrante y un color amarillo suave que no podríamos encontrar en un queso tipo panela.

Un queso gruyere forzosamente deberá tener huecos, y un queso crema una consistencia más grasosa.

La parte final, pasando de la vista, el olor y la textura, es el sabor. En un queso maduro deberemos esperar un sabor más intenso y persistente, en un queso fresco algún sabor ácido, y en quesos como el tipo Oaxaca un sabor muy suave.

Para combinarlos con alimentos y bebidas, no hay una regla, aunque las preferencias se inclinan por vinos tintos para acompañar quesos maduros, vino blanco para los quesos semi-duros (gouda, por ejemplo) y vinos rosados con quesos blandos.